¿Cuántas veces habremos escuchado… “este niño es malo”?

Sin embargo, en muchas ocasiones los problemas de comportamiento en los niños/as suceden por la falta de control de los impulsos. Día a día, los Terapeutas Ocupacionales vemos en nuestros centros peques muy impulsivos o nerviosos que muestran dificultades para organizarse o planificar las tareas y, además, no suelen tomar las decisiones correctas por su inquietud, la cual no les deja pensar con anterioridad.

¿A qué se debe la impulsividad en niños?

La falta de manejo de impulsividad en los niños y niñas surge en su mayoría por una pobre activación de los circuito neuronales de inhibición. Sobre estos circuitos también influyen las emociones o el procesamiento sensorial de cada uno, sobretodo el relacionado con la información vestibular. Por ello, en estos casos es muy útil proporcionarle estimulación vestibular y propioceptiva, identificar qué emociones puede estar experimentando, y cómo no, ayudarles a ser conscientes de lo que han hecho, buscar juntos una solución y reflexionar en una alternativa de conducta para la próxima vez que se de una situación similar.

¿Cómo puedo ayudar a la niña/o a controlarlo?

Lo primero que debes tener en cuenta, son algunos de los siguientes rasgos para detectar si el peque, en cuestión, es impulsivo:

  1. Lo hace y luego, lo piensa.
  2. Antes de terminar tu pregunta, contesta.
  3. No tolera la frustración.
  4. Es muy negativo y desobediente.
  5. No sabe jugar o no respeta los turnos.
  6. No tiene autocontrol.
  7. Se da cuenta de su problema, pero reincide sin control.

Estas son solo algunas pistas, aunque como siempre digo… lo mejor es preguntarle a un profesional. 

Pero como más les vamos a ayudar, hago un llamamiento a padres y educadores, es encontrando el equilibrio entre juzgar y permitir. ¿Qué quiero decir? Pues que lo mejor que se puede hacer cuando un niño/a tiene un episodio de impulsividad es mantener la calma, explicarle qué le pasa y proporcionarle una alternativa. Sin olvidar que, el peque debe saber que sus malos actos también tienen consecuencias.

 

3 juegos 

El juego es el gran aliado para mejorar la gestión de la impulsividad en los niños/as. Por ello, dejo aquí las actividades de autocontrol que yo más utilizo en mis sesiones de Terapia Ocupacional:

  1. Saltar de una escalera de foam al cojín gigante, pero sólo cuando digamos 1,2,3 y no antes. 
  2. Pasar de un columpio a otro.
  3. Carrera de caracoles

Te muestros los juegos en este vídeo:

 

Control de la impulsividad en la escuela

Por último, me apetecía mucho dar una pequeña pincelada en lo referido a manejo de los impulsos en la escuela. Es muy importante que los niños/as aprendan a controlar ese nerviosismo en el ámbito escolar pues les ayudará luego, a superar situaciones de estrés como son los deberes, los exámenes o simplemente, a respetar el turno de trabajo en el aula, escuchar y pensar antes de actuar. El control de los impulsos favorecerá a la larga, la inteligencia y el rendimiento académico del pequeño por eso, se le da tanta importancia. 

Si necesitas ayuda sobre autocontrol y manejo de impulsos en los niños/as no me canso de decirlo, aquí tenéis a una Terapeuta Ocupacional encantada de responder a vuestras dudas. Gracias por leerme una vez más. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Necesitas ayuda? Escríbeme