Un aspecto muy importante de la inclusión de la Terapia Ocupacional en la escuela es la existencia de otros profesionales ya activos en estos centros como personal no docente. 

La cooperación entre los maestros y el personal de apoyo es fundamental para conseguir un sistema educativo inclusivo, y por ello, conocer las distintas figuras profesionales y sus funciones, nos ayudará a justificar y argumentar mejor la introducción de nuestra figura en los colegios.

Aquí te dejo las diferentes profesionales de apoyo y algunas de sus funciones:

Maestra/o de educación especial: son los expertos que dentro de un centro educativo trabajan con niños con discapacidad física, auditiva o visual, o que también conviven con dificultades emocionales, de comportamiento o de aprendizaje. 

Maestros/as de audición y lenguaje: se encargan de diseñar acciones y estrategias preventivas en cuanto a problemas de lenguaje y comunicación. Además, se encargan de mejorar las capacidades comunicativas de los alumnos con necesidades especiales. No se les debe confundir con la figura del logopeda, el que además de trabajar las dificultades de comunicación también entrena habilidades relacionadas con el habla, la respiración, musculatura orofacial…

Educador/a social: algunas de las principales actividades que pueden desarrollar estos expertos son el seguimiento y control de las situaciones de absentismo, fracaso escolar y violencia. Pero también, elaboran y evalúan los programas de convivencia del centro educativo. Suelen cubrir las necesidades de retirada de pañal, asistir la autonomía en el aseo, alimentación y otras actividades de la vida cotidiana. 

Maestro/a de pedagogía terapéutica: según la actual LOMCE la tarea de estos profesionales se pueden clasificar en tres grandes bloques. En primer lugar, tendríamos la atención directa a alumnos con necesidades educativas especiales. En segundo lugar, destacaríamos la elaboración y adaptación de materiales didácticos. Y, en tercer lugar, el asesoramiento y colaboración con el profesorado y las familias para adaptar los programas de intervención en alumnos con necesidades especiales.

Orientador/a: su principal función es identificar necesidades educativas tanto en los centros, como en las aulas, pero también, en los alumnos.  No realizan un diagnóstico clínico, pero sí detectan las carencias que existen a nivel educativo, tanto en general como específico de apoyo. Además, desempeñan una gran labor de asesoramiento psicopedagógico a los profesores y a las familias en su labor educativa. 

Psicopedagogo/a: es el encargado de atender todas las necesidades de un grupo heterogéneo, pero también de las necesidades educativas particulares. En el colegio, forman parte de la orientación académica y profesional para detectar cuál es la vocación de cada niño. Además, ayudan a la resolución de conflictos, es decir, influyen en el aprendizaje de las habilidades sociales. Y también, entre sus funciones destaca la colaboración y seguimiento de los alumnos con necesidades educativas especiales, y fomentar los vínculos entre el centro educativo y los familiares del pequeño.

Fisioterapeuta: en el ámbito educativo pretenden conseguir la adaptación plena de sus alumnos en el aula. Por una parte, trabajan aspectos relacionados con la motricidad, así como el desarrollo de diferentes habilidades que ayuden a mejorar las condiciones físicas de los niños. Pero, por otro lado también, colaboran en la evaluación psicopedagógica del alumno para determinar sus necesidades especiales en relación al ámbito motor, llevan a cabo el seguimiento y la valoración, y además, elaboran y aplican las adaptaciones curriculares en los diferentes espacios educativos.

Psicóloga/o: en educación, algunas de sus funciones son el estudio e intervención en la atención educativa desde las primeras etapas de la vida, para detectar y prevenir a efectos socio-educativos. Además, colaboran en el desarrollo de competencias de las personas, también en la elaboración de medidas para evitar posibles problemas en la experiencia educativa con el fin de que su proceso de aprendizaje sea óptimo y, por último, destacar que juegan un papel importante en el asesoramiento a familiares.

Trabajador/a social:  estos profesionales se encargan de evaluar los factores que determinan el éxito escolar de ciertos alumnos y qué pueden hacer para mejorarlo. Asimismo, trabajan con todos los profesores y el personal del centro educativo para crear planes educativos especiales, programas de prevención, aconsejan a familias a mejorar el ambiente escolar, ayudan a los alumnos a lidiar con el estrés o la ansiedad y entre otras de sus funciones, trabajan para prevenir situaciones de crisis o emergencia. Por desgracia, son imprescindibles para diseñar e implementar programas para prevenir y abordar una lacra, como es el acoso escolar.

Terapeuta ocupacional: como es mi área, vas a permitirme que me extienda un poco más, porque seguro que explico mis tareas mucho mejor que las de mis compañeros. Un terapeuta ocupacional en el ámbito escolar trabaja las dificultades de los niños en cuanto al desempeño ocupacional. Es decir, ayudamos a mejorar el currículo del niño, su acceso al ámbito escolar y su participación en actividades extracurriculares. 

Nuestra disciplina se ocupa de áreas como las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria, educación, trabajo, juego, ocio y participación social. En general, actuaciones que ayudarán al pequeño a beneficiarse de una experiencia educativa total. 

Los terapeutas ocupacionales cuando comenzamos a trabajar en los centros educativos tenemos 4 misiones: observar, asesorar, empoderar e intervenir. Esto quiere decir que, lo primero que hacemos como profesionales es examinar al niño en los diferentes entornos donde suele participar (aula, patio, comedor, clase de educación física…). Después, capacitamos al personal docente y no docente del entorno educativo, a todos los niveles y modalidades, para que los niños con discapacidad reciban una mejor atención. Así, se potencian al máximo las capacidades de los pequeños. Por otro lado, informamos a las familias de todas las posibles estrategias y herramientas que puedan llevar a cabo, para mejorar la participación de su hijo o hija en su vida cotidiana. Y, por último, de manera individual y grupal, según las necesidades de cada alumno/a intervenimos en el proceso educativo.

No me quiero extender mucho más, pero si te interesa saber cuáles son todos los beneficios de la Terapia Ocupacional en la escuela solo tienes que hacer click aquí

Espero, como siempre, servir de ayuda. Todos estos profesionales de apoyo no son figuras obligatorias en los colegios e institutos, pero son los expertos que pueden hacer de un centro educativo, un lugar más inclusivo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Necesitas ayuda? Escríbeme