El gran desconocido e incomprendido es el llamado sistema vestibular. ¿Alguna vez habías oído hablar de él?

Hoy, es el día. 

El sistema vestibular en el desarrollo del niño es crucial. Para que lo entendáis, es nuestro sentido del movimiento. Es tan importante que, sin ser conscientes de su existencia, déficits en el sistema vestibular pueden provocar problemas tales como inestabilidad en el campo visual, no controlar el tono muscular, impide una correcta coordinación bilateral entre las dos partes del cuerpo y en muchas ocasiones, contribuye a la falta de equilibrio. 

Sistema vestibular

Signos que nos pueden ayudar a identificar problemas en el sistema vestibular

Lo primero que debemos tener en cuenta es que cada niño presenta las dificultades de una forma diferente, debido a muchos factores. Pero yo os voy a hacer una recopilación de algunos signos que pueden manifestarse cuando el pequeño presenta déficits en el sistema vestibular.

  • Busca sensaciones de mucho movimiento o, por el contrario, elige continuamente actividades sedentarias.
  • Prefiere sensaciones que conllevan riesgo o, sin embargo, también puede darse que tenga miedo a ciertas actividades que normalmente requieren equilibrio.
  • Quizás pide demasiado que le eleven o por el contrario, se niega rotundamente a despegar sus pies del suelo.
  • Presenta Dificultades con juguetes, como las bicicletas, en los que tiene que emplear ambas partes del cuerpo de forma coordinada.
  • No le gustan las superficies irregulares ni que le inclinen hacia detrás.
  • El niño tiende a curvar la parte superior del tronco cuando hace alguna actividad sentado.

Como siempre digo, que el niño sea muy activo o pasivo, no significa que tenga ningún problema a nivel vestibular. Tenemos que cuestionarnos qué esta pasando cuando supone una dificultad en su día a día y ante la duda, hay que consultar con un terapeuta ocupacional. En este caso en concreto, formado en integración sensorial.

¿Cómo puedo estimular el sistema vestibular?

El sistema vestibular se trabaja a través de ejercicios de distinta índole y todos ellos con un objetivo: enseñar a los niños a controlar sus percepciones con el fin de que asimilen más información sobre su cuerpo y así, elaboren respuestas adecuadas. 

A los terapeutas ocupacionales nos gustan mucho los juegos tradicionales, por eso en nuestras sesiones animamos al pequeño a descubrir el suelo, a que ruede y se balancee, entre otras actividades. 

  Pero en casa también se puede trabajar el déficit vestibular jugando con el niño en hamacas, dando giros o saltando. Además, podemos llevarle al parque y animarle a que se desplace por los toboganes, por las pirámides de cuerdas, las tirolinas o los columpios que dan vueltas sobre sí mismos . Acciones muy divertidas para los peques que le proporcionan una buena estimulación vestibular al cerebro. 

A través del juego les ayudamos, una vez más, a organizarse, interiorizando las informaciones sensoriales y contribuyendo así, al equilibrio.

Beneficios de las hamacas para los bebés

Una de las herramientas que más me gusta para trabajar el sistema vestibular en bebés es la hamaca. El balanceo le favorece en la postura de flexión, le ayuda a relajarse para alcanzar el sueño, su campo visual se amplía, favorece la atención y regula el tono muscular cuando el bebé sufre situaciones de estrés o tensión. 

La hamaca puede convertirse en tu mayor aliado, pero es importante afianzar que es segura y apta para el bebé (peso, altura…). Por lo que, de nuevo, te aconsejo pedir opinión a los profesionales.
Pronto publicaré un video más a fondo para que podáis seguir mejor todos los consejos sobre el sistema vestibular. Pero os animo a sacar vuestro lado más creativo y si tenéis dudas, me escribís. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Necesitas ayuda? Escríbeme