tdah

 

¿Qué es el TDAH?

El trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, también conocido como TDAH, es una afección crónica de carácter neurobiológico que se produce en la infancia.

 

¿Cuáles son los síntomas del TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad?

El TDAH presenta 3 indicios principales:

  1. Déficit de atención: es uno de los elementos más difíciles de detectar cuando son pequeños. Estos niños se caracterizan, entre otras cosas, por no poder mantener la atención durante un largo periodo, no fijarse en detalles o prestar dificultades para finalizar tareas.
  2. Hiperactividad: es el síntoma más fácil de reconocer ya que, el pequeño no deja de moverse, habla en exceso o cambia de actividad sin finalizar ninguna.
  3. Impulsividad: es el signo menos frecuente de los tres. El niño que padece impulsividad suele ser impaciente, no piensa antes de actuar y tiene respuestas dominantes.

 

¿Cuál es el mejor momento para tratarlo?

Coger a tiempo el TDAH es muy importante para asegurar un diagnóstico temprano, aumentar las posibilidades de éxito y reducir la presencia de más trastornos. En los niños, el colegio juega un papel fundamental en la detección del TDAH y desde él, se suele dar la primera voz de alarma. Por ello, no debemos esperar a los 6 o 7 años cuando se suelen hacer los primeros diagnósticos. Desde la escuela infantil se ha de detectar cualquier dificultad atencional, inquietud motora e impulsividad de un pequeño, y así debemos informar a las familias.
Los 6 primeros años de vida son los más receptivos de nuestro cerebro, y es por esta razón por la que, debemos intervenir cuanto antes para darle estrategias. Esta acción permitirá que nuestro hijo participe mejor en su día a día y así, también sea más feliz. Por lo tanto, se establecerá en la mayoría de las ocasiones, el diagnóstico concreto de TDAH a los 6 o 7 años sin demorarlo mucho para así, poder trabajar medidas de apoyo conductuales y psicoeducativa.

 

¿Cuál es el rol del terapeuta ocupacional en la intervención del TDAH?

Para un perfecto tratamiento del TDAH en niños es importante contar con un equipo multidisciplinar, donde esté presente el terapeuta ocupacional. Este profesional es el encargado de trabajar sus funciones ejecutivas, su desempeño en las actividades de la vida diaria y de corregir las dificultades sensoriales y motrices. 

Esto significa que, el terapeuta ocupacional desempeña un papel muy importante en el tratamiento de los niños con TDAH. Su función, concretamente, es ayudar a mejorar su autonomía en aspectos como ir al colegio o simplemente, en aspectos tan básicos como el vestido o la higiene. Para conseguirlo, regulamos su necesidad de movimiento, aumentamos los tiempos atencionales y dotamos de estrategias a los niños y niñas para gestionar sus impulsos.

Los terapeutas ocupacionales intervenimos en tres factores clave:

  1. Trabajamos el ámbito familiar para que se refuercen, desde casa, las conductas positivas del pequeño. Además de, facilitar herramientas de reconducción de conducta a los padres y familiares más cercanos, que ayuden a favorecer una mejor participación del niño en las rutinas diarias.
  2. Coordinación de las terapias con el centro educativo y otros profesionales para trabajar en equipo, porque ir todos a una es imprescindible para asegurar que avanza.
  3. Proporcionar al niño el reto justo en juegos que diseñamos para que gradualmente vaya superando dificultades y gestione a la vez sus miedo y su capacidad de frustración. 

 

¿Sabes cómo se siente un niño con TDAH?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad no se elige y, sin embargo, se juzga por esa condición. Comprenderles, darles buenas respuestas e incluso, aprender a realzar sus puntos fuertes es necesario para la felicidad del pequeño y su familia. Esta es la imagen que refleja el duro día a día de una familia que, convive con el TDAH.

 

La motivación y el TDAH

Los niños y niñas con este trastorno padecen alteraciones en el circuito de la recompensa y la motivación. Un factor clave que determina porqué estos pequeños tienen problemas para mantener su atención de forma correcta en el tiempo. Simplemente, por este motivo, ellos tienen necesidad de mayor incentivo para poder modificar sus conductas. 

Motivarles, en casa, también es importante. Así que, coge una hoja y dibuja la ficha de apoyo que verás a continuación, rellénala con tu hijo y así, cada día le recordarás todo lo que hace bien.

Ejercicio de motivación para niño con tdah

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies